fbpx

Aunque algunos piensen lo contrario, sí es posible ser el dueño de tu tiempo y dedicarlo a las cosas o personas que te llenan.

Hay otra vida más allá de las oficinas y las jornadas interminables por un salario medio decente.

Cuestiónate la forma en la que vives, esa que te han hecho creer que es la única posible.

Sal fuera de la caja, piensa diferente, se diferente.

Te diré más.

La gente te dice que la independencia financiera es imposible, que es mentira o como mucho, algo al alcance de unos pocas mentes privilegiadas.

Se equivocan.

Porque en realidad aprender a ahorrar e invertir es mucho más fácil de lo que crees:

Puedes empezar a construir un camino HOY que dentro de un tiempo te de esa libertad, pero que desde ya, desde hoy mismo, te haga sentir la vida de forma más optimista y confiada, porque tienes un objetivo vital alcanzable que te guía.

Un método es todo lo que necesitas para ser libre

Mereces ser dueño de tu tiempo

Sueñas con tener más tiempo libre, pero no quieres perder tu nivel de vida actual.

Piénsalo, entre el trabajo, la familia, las obligaciones en casa…

El tiempo es lo más preciado que tenemos, porque pasa y no se recupera. Nunca serás más joven que ahora, más listo que ahora.

Sin embargo, intercambiamos nuestro tiempo por dinero, y muchas veces incluso por un mal sueldo que no vale lo que eres.

Es una espiral que te perjudica, porque pierdes día a día tu activo más preciado, el tiempo.

La magia para dejar de caer en esa espiral es hacer que tu dinero trabaje para ti y te genere más dinero, mientras tú te dedicas a otras cosas.

Y esto, es posible, y es más fácil de lo que crees.

Cualquier persona normal puede conseguirlo controlando el gasto, ahorrando lo posible e invirtiendo a largo plazo.

Hay muchas personas que no se sienten felices con su trabajo actual

Porque resulta muy estresante o porque gastan demasiadas horas.

También hay personas que ya no están motivadas con lo que hacen. Se convierten en seres tristes, esperando el día de paga.

Si alguno de estos es tu caso, estás en la misma situación que yo me encontraba yo hace 1 año.

Oye, igual tu trabajo te gusta y no quieres dejarlo, eso es genial, eres una persona afortunada.

Pero…

En mi caso, tenía un trabajo estable, un buen sueldo en una buena empresa, pero pasaba demasiadas horas trabajando y no me resultaba motivante.

Me estaba ahogando.

Me sentía encerrada en la oficina. Sin motivaciones, a veces con demasiado estrés.

Me empezó a afectar emocionalmente.

Me convertí en una persona triste y angustiada, que dormía mal los domingos porque sabía que al día siguiente volvía a empezar mi condena.

Era una situación insostenible que duró más de lo debido, pero por suerte un día llegó la luz. Me despidieron.

Fue una liberación, volví a recuperar mi tiempo de repente.

Y resulta que después de 10 años ahorrando e invirtiendo religiosamente, descubrí que podía mantenerme sin depender del sueldo.

Con todo el tiempo disponible, empecé este proyecto para enseñar a personas como tú que hay vida más allá de ese trabajo que no te hace feliz, que puedes construir un futuro diferente para ti y ser financieramente independiente.

Déjame que te cuente algo sobre mí

Pensar fuera de la caja me ha ayudado a tener la vida que quiero, con la libertad que te da no estar atado físicamente a un lugar de trabajo.

Culo inquieto

Soy Verónica Milán. Siempre sido una persona muy inquieta, desde niña me encantaba aprender cosas por mi cuenta.

Lo correcto

Aún así estudié psicología porque me gustaba y era “lo que había que hacer”, estudiar una carrera.

Cambio de tercio

Pero me armé de valor y al terminarla, cambié el rumbo y decidí dedicarme a una de mis aficiones, el diseño web.

Los años de bonanza

Trabajé más de 10 años en la industria, y en todo ese tiempo también me dediqué a aprender inversión, trading y finanzas personales.

Acumulación

Fui creando mi patrimonio de la forma que me gustaría enseñarte a hacer a ti. Con un método fácil de seguir.

Momento actual

Después de esos 10 años, me armé de valor nuevamente y volví a cambiar el rumbo. Empecé a enseñar a otras personas lo que sé sobre finanzas.

Tú también puedes

Todo esto sin ser economista, sin ser inversora profesional. Simplemente con la experiencia de una persona normal, como puedes ser tú.

Me costó mucho tiempo, ensayo y error, aprender un método de inversión y de vida.

Un método sencillo que no me lleva demasiado tiempo, ni me hace rebanarme los sesos con cálculos imposibles, ni me quita el sueño por las noches.

Una forma de invertir en la que, como La Bella Durmiente, puedas echarte a dormir 15 años y al despertar tus inversiones sigan ahí. Sin despeinarte.

He de decir que en este proceso, la psicología que estudié en la carrera me ha ayudado mucho. Al final, los puntos se conectan, como decía Steve Jobs.

El futuro será lo que quieras que sea

Lo decides tú, en cada acción que tomas. Cada decisión que postergas, cada minuto que gastas haciendo algo que no te gusta.

Dime una cosa:

Yo te puedo ayudar a solucionar todas esas dudas. Me dedico a formar a las personas en finanzas personales y ayudarles a ordenar su economía.

El decálogo de libertad

Estos son algunos de mis objetivos en la vida, ¿los compartes conmigo?.

No trabajar hasta los 65

Es decir, quieres jubilarte cuando tu quieras, no cuando otros lo decidan.

Tener varias fuentes de ingresos

Porque ser un empleado significa que estás poniendo el 100% de tus ingresos en la misma cesta.

Piénsalo por un momento, ¿qué pasaría si hoy te despiden?. Dependiendo de tu situación lo más probable es que pierdas el 100% de tus ingresos, ¿te lo puedes permitir?.

Mi trabajo consiste en ayudarte a que eso no pase.

Quiero ayudarte a que dejes de depender 100% de un sueldo y hagas poner a trabajar esos soldaditos llamamos “dinero” para ti, mientras tú te dedicas a hacer otras cosas.

Un trabajo que te llene

Que te permita flexibilidad. Y recalco esta palabra: flexibilidad, porque es súper importante hoy en día.

Con cada vez jornadas de trabajo más largas, poder conciliar tu vida personal con tu vida laboral resulta un privilegio. Y ya ni hablamos de tener tiempo para viajar más, pasar más tiempo en familia…

Al fin y al cabo, flexibilidad para disponer de tu tiempo como realmente lo quieras disfrutar.

Libre de deudas

Quieres tener tu casa pagada, tu coche, el lavavajillas que tuviste que comprar cuando se averió el anterior…

En definitiva, no quieres deber nada a nadie.

Quieres tener la tranquilidad de que tu casa es realmente tuya y no del banco. Las deudas llaman a tu puerta mes a mes y no perdonan. Necesitas un respiro.

Porque realmente no tener deudas es un paso indispensable para ser financieramente libre.

Vivir bien, tranquilo y feliz

Porque al final, el intentar tener una vida financiera sana es para eso. Para vivir bien y no preocuparse del dinero, porque entonces todo lo demás se siente de forma diferente.

Te enfrentas con más seguridad a las cosas, te atreves más, te dejas más llevar.

Eres más feliz.

Me has convencido Vero, me gusta como piensas, ¿y ahora qué puedo hacer?

Apúntate a mi taller online gratuito para recuperar el control económico de tu vida y empezar la senda hacia la libertad financiera.